domingo, 19 de enero de 2014

Bill Brandt: una pequeña biografía de un gran fotógrafo

Fuente: http://pleasurephotoroom.files.wordpress.com/
Uno de mis proyectos fin de Máster consistía en interiorizar la obra de un autor, su estilo, y "mezclarlo" con mi propio estilo (o al menos, intentar aunarlo con el mío mientras lo empezaba a buscar). Mi Maestro (porque en esto de la fotografía le considero poco más que un Maestro Miyagi) me encargó una ardua tarea... intentar hacer algo similar a lo que hacía el gran Bill Brandt. Por aquel entonces no tenía casi ni idea de quién era, así que, después del miedo inicial, me enfrenté al reto. Conociendo su obra, su biografía, empecé a conocerme a mi misma, y por eso recomiendo siempre a los que están empezando a cultivar su ojo que decidan hacer un proyecto similar con uno de los Grandes de la Historia de la Fotografía. 

Brandt era un fotógrafo de origen alemán, que sin embargo siempre se sintió inglés (pues pasó gran parte de su vida en Londres). Podríamos decir que fue un fotógrafo "todoterreno", ya que tocó muchas disciplinas, destacando el fotoperiodismo (con lo que empezó a ser reconocido), el paisaje (ayudó a levantar el ánimo de los ingleses promocionando la literatura patria ilustrando los textos con sus paisajes de la campiña inglesa), el retrato (tuvo la oportunidad de retratar a grandes contemporáneos suyos) y, por supuesto, el desnudo (quizá su faceta más conocida y novedosa).


Brandt se acercó al mundo de la fotografía quizá por casualidad (si es que las casualidades existen), durante su estancia en un sanatorio para curarse de tuberculosis cuando sólo contaba con 16 años. A partir de ahí, poco a poco se fue formando siendo aprendiz de grandes figuras como Man Ray, quienes le ayudaron a adquirir una particular mirada, muy influenciada por el surrealismo. En esa etapa de aprendizaje estuvo viviendo en París, lo que le permitió también conocer la obra de Eugène Atget, uno de los grandes fotógrafos de principios del siglo XX.


Después de esta etapa de formación, Brandt y su familia se asentaron en Londres, ciudad de donde, como digo, se sentía procedente, y empezó a trabajar allí como fotoperiodista. Poco después publicaría dos de sus grandes obras, The English at Home (1935) y A Night in London (1938), libros que ayudaron a ilustrar la vida diaria (y nocturna) de Londres, tocando temas de fotografía social. Sin embargo, quizá su obra social más destacable la desarrolló casi entrados los años 40 del siglo pasado en el norte de Inglaterra, donde la quiebra de varias navieras y minas habían empobrecido a la población. Con su cámara supo captar con maestría cómo esas personas estaban tan empobrecidas, que parecían casi refugiados de guerra. por primera vez, hacía foto denuncia.  

Policeman in an allay Bermondsey, 1938

Como vemos, poco a poco Bill Brandt se fue creando un nombre como fotoperiodista, por lo que es normal que, al empezar la II Guerra Mundial, fuera corresponsal en su propia ciudad, retratando lo que los londinenses pasaban durante los bombardeos, cómo se refugiaban en el metro (a falta de otro refugio anti bombas), o cómo quedó la ciudad tras la visita de los alemanes.

Después de la II Guerra Mundial, Brandt empezaría a desarrollar uno de los grandes campos de su fotografía, el retrato, aprovechando sus numerosos contactos entre la élite cultural del país (y europea). Sus retratos son muy curiosos porque solía hacer posar al modelo con sus obras, o durante el ejercicio de su profesión, consiguiendo algo muy importante: hacerles sentir cómodos al estar trabajando en su propio entorno.


Francis Bacon, 1963

Durante la posguerra, Inglaterra estaba de capa caída, y el sentimiento de desánimo campaba a sus anchas por todo el país. Fue entonces cuando la élite intelectual se propuso ensalzar los valores ingleses mediante la recuperación de la literatura tradicional, el arte y (aquí es donde entra en escena nuestro protagonista), sus paisajes bellamente plasmados en fotografías. Nace así una serie de paisajes literarios en los que a veces incluiría tímidamente el desnudo, disciplina que cada vez le atraía más, y la cuál acabó ocupándole casi por completo.



Stonehenge under snow, 1947


El desnudo era una disciplina muy trabajada tanto en pintura como en escultura, y por supuesto la fotografía no se había quedado atrás, pero Brandt consiguió aportar su granito de arena a este fértil sustrato gracias a su visión vanguardista adquirida en los años en los que se formó rodeado del surrealismo. Poco a poco empezaría a experimentar e investigar encuadres, y entrando en los años 60, nace el Gran Proyecto del fotógrafo alemán: Perspectives of Nudes (1961). Sus copias tremendamente contrastadas, su uso del gran angular deformando los cuerpos (fenómeno que ocurre al acercar mucho el objetivo al sujeto que posa), dotan a sus desnudos de un aspecto escultural, muy reconocible cuando aprendes a observarlo.



Nude London, 1952


London, 1951



Untitled (feet abstraction), 1952
Y es que hay que aprender a observarlo, porque sus fotografías nos enseñan a cambiar nuestra percepción del mundo, aislando los detalles que generalmente parecen menos importantes, dotándolos de una nueva personalidad de una manera muy imaginativa, casi onírica.

Finalmente, creo que lo más importante que se puede observar en su obra es que, a pesar de tener un estilo inconfundible, no era amigo de las normas: en la mayoría de sus retratos el modelo rompe la ley de la mirada, o está casi fuera de cuadro; a veces lo que consideramos que debería ser el objeto principal de la fotografía (y, por tanto, aparecer enfocado) es el objeto del desenfoque, etc. Le gusta mucho jugar con la geometría, buscando composiciones en las que abundan las diagonales, por lo que no son fotografías especialmente equilibradas y, sin embargo, atrapan nuestra mirada.


Mucho se podría decir de este gran fotógrafo, tristemente desconocido para las personas que no están muy familiarizadas con la historia de la fotografía, pero tampoco quiero extenderme demasiado. Por eso, os invito a visitar The Bill Brandt Archive, una página fundamental para conocer un poco mejor la biografía, la obra y, sobre todo, la manera de pensar de un genio de la imagen.


3 comentarios:

  1. Interesantísima también esta entrada tuya, me alegro mucho de haberllegado a tí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más me alegro yo de que lo que escribo llegue a la gente ;) Para mí es un verdadero placer. Te invito a que me sigas en otras redes sociales (tienes los enlaces en mi about.me, http://about.me/blamaraphoto ). No cuelgo en todas lo mismo ;) Un saludo!!

      Eliminar
  2. GUAY...
    https://www.facebook.com/profile.php?id=100006822456331&qsefr=1

    ResponderEliminar